Discurso ritual - Rit. disc.

Carlos Dïaillaraï, dueño de maloca y de la carrera de sïkïi, pronuncia los amena-uai "palabras del arbol" (y los fïmona uai "palabras del verano") en la maloca, en la víspera del día en que su grupo va a tumbar el monte para establecer una nueva chacra cuya producción está destinada a una futura fiesta. Su hijo Marcelo le responde. Con este discurso el dueño de maloca controla todas las fuerzas de la naturaleza que podrían causar daño durante el trabajo (accidente, culebra, araña, avispa, y todos los "espíritus negativos y "envidiosos"). Se trata no de un discurso memorizado, sino performado según el estilo (formal, lexical, ...) de la retórica huitoto ceremonial y exponiendo elementos de la visión general del proceso de creación.
Carlos Dïaillaraï, del clan Aimenï "Garza", rodeado de sus hijos, mujeres y niños, pronuncia las "palabras del árbol" en la víspera de la tumba de una chacra para una futura fiesta. Se trata de la primera parte del discurso que tiene varias.
Augusto Kuiru (Monagaba), del clan Jitomagaro "Sol", canta la oración ritual llamada jata eedoina "llorar por el hacha". Augusto Kuiru es dueño de baile de lladiko y conoce los cantos rituales y oraciones de su carrera. Este oración se canta durante una ceremonia en que participa el dueño del baile y el socio ceremonial y durante la cual los dos pelean por el hacha.
Augusto Kuiru canta una oración ritual - llorar por el hacha - dedicada al hacha de acero, con la cual se celebra un ritual durante una fiesta de lladiko.
José Ospina, del clan Aimenï "Garza", canta a pedido de Jorge Gasché lloraï uai "palabras del secretario" que es una encantación ritual (somarafue) mediante la cual se formula la segunda invitación a la maloca del socio ceremonial (fuerama) y a otras malocas invitadas precisando qué pinturas y accesorios rituales (máscaras, instrumentos musicales) deben traer a la fiesta (sïkïi o lladiko); por eso también se llaman jiderilla uai "palabras del pintar". El padre de José le había enseñado este somarafue, que el mismo había ido a aprender de Monagaba, el "jefe" (illaïma) de los Jitómagaro "Clan del Sol". Lloraï fue traducido por "secretario", pues se trata del "brazo derecho" del dueño de baile (rafue nama) al que representa cuando visita una por una las malocas invitadas y se acuclilla en la entrada de cada una (acompañado de su acompañante quien le sopla cuando la memoria falla) para cantar esta encantación; el cantante no debe equivocarse nunca; los oyentes controlan el desarrollo del canto, y cualquier error es interpretado como un malagüero que trae alguna desgracia durante la fiesta.
José Ospina del clan Aimenï "Garza" canta la encantación ritual (somarafue) lloraï uai "palabras del secretario", que se canta en las malocas invitadas, a pedido de Jorge Gasché en el caserío Duche (bajo río Igaraparaná), en el patio de la coca (de una casa sobre pilotes), en la noche después de la fiesta rïaï rua "Carijona"/ujkuso celebrada entre Huitoto y Bora.
Augusto Kuiru (Monagaba), del clan Jitomagaro "Sol", canta la oración ritual llamada jata radoina. Augusto Kuiru es dueño de baile de lladiko y conoce los cantos rituales y oraciones de su carrera. Este oración se canta durante una ceremonia en que participa el dueño del baile y el socio ceremonial y durante la cual los dos pelean por el hacha.
Augusto Kuiru canta una oración ritual dedicada al hacha de acero, con la cual se celebra un ritual durante una fiesta de lladiko.
José Ospina, del clan Aimenï "Garza", canta a pedido de Jorge Gasché lloraï uai "palabras del secretario" que es una encantación ritual (somarafue) mediante la cual se formula la segunda invitación a la maloca del socio ceremonial (fuerama) y a otras malocas invitadas precisando qué pinturas y accesorios rituales (máscaras, instrumentos musicales) deben traer a la fiesta (sïkïi o lladiko); por eso también se llaman jiderilla uai "palabras del pintar". El padre de José le había enseñado este somarafue, que el mismo había ido a aprender de Monagaba, el "jefe" (illaïma) de los Jitómagaro "Clan del Sol". Lloraï fue traducido por "secretario", pues se trata del "brazo derecho" del dueño de baile (rafue nama) al que representa cuando visita una por una las malocas invitadas y se acuclilla en la entrada de cada una (acompañado de su acompañante quien le sopla cuando la memoria falla) para cantar esta encantación; el cantante no debe equivocarse nunca; los oyentes controlan el desarrollo del canto, y cualquier error es interpretado como un malagüero que trae alguna desgracia durante la fiesta. Se trata aquí de los lloraï uai que se cantan en las casa altas (sobre pilotes: kaifoneko, no en las malocas: ananeko "casa baja").
José Ospina del clan Aimenï "Garza" canta la encantación ritual (somarafue) lloraï uai "palabras del secretario", que se cantan en las casas altas (sobre pilotes: kaifoneko), a pedido de Jorge Gasché en el caserío Duche (bajo río Igaraparaná), en el patio de la coca (de una casa sobre pilotes), en la noche después de la fiesta rïaï rua "Carijona"/ujkuso celebrada entre Huitoto y Bora.
Augusto Kuiru (Monagaba), del clan Jitomagaro "Sol", canta la encantación ritual (somarafue) llamada jaïgabï uai "palabras de la cahuan". Augusto Kuiru es dueño de baile de lladiko y conoc los cantos rituales formales (somarafue) de su carrera. Este oración se canta en la víspera de la fiesta cuando las mujeres preparan la cahuana para la fiesta. Sus palabras son una lista de conceptos que trazan la historia del origen, del devenir, el uso y beneficio de la palmera aguaje / canangucho.
Augusto Kuiru canta la oración ritual "palabras de la cahuana" (jaïgabï uai) que el dueño del baile canta en la víspera del baile cuando se prepara la cahuana de la fiesta.
Avelino Kuiru, del clan Jitomagaro "Sol", canta la encantación ritual (somarafue) llamada llerado somaina o llerado uai "palabras de la bola de ambil/ampiri/pasta de tabaco", leyendo sobre un papel el discurso escrito, que fue dictado a Jorge Gasché, en 1970, durante su primera estadía entre los Jitomagaro, por el mismo Avelino Kuiru y su padre Augusto Kuiru, el dueño de baile de lladiko. Por falla de la grabadora en 1970, era entonces necesario dictar y escribir el discurso. Este discurso suele ser cantado, aproximadamente una semana antes de la fiesta, por el emisario o "representante" del dueño de baile de lladiko o de sïkïi (generalmente, uno de sus hijos mayores que fue iniciado y enseñado a este fin), en posición acuclillada, en la puerta de la maloca del socio/aliado ceremonial. El discurso debe cantarse sin error en el orden de los conceptos ni omisión de alguno de ellos, lo que controlan los oyentes de la maloca invitada con atención; cualquier error es interpretado como malagüero y anuncia fracaso en la caza u otra desgracia durante la caza o la fiesta. El cantante está acompañado de un "auxiliar", acuclillado a su lado, quien eventualmente le sopla las palabras en caso que el cantante sufra de un olvido. El cantante de este somarafue lleva y entrega al socio ceremonial (fuerama) la "bola de ambil/ampiri", llerado, que fue preparada y mezclada con sal de monte (ïaisaï) por el dueño de baile, y el fuerama reparte porciones de esta bola de ampiri a los hombres de su maloca para que vayan a cazar para entregar el mitayo al dueño de baile; todos los animales cazados con este ampiri pertenecen al dueño de baile. Eventualmente, el socio ceremonial manda una parte de la bola de ampiri a otra maloca para que la gente de esa maloca le apoye en los cantos y bailes de la fiesta; los hombres de esa maloca, entonces, también cazarán en beneficio del dueño de baile. La bola de ampiri, llerado, entregada con este somarafue, dirigido a la Madre de Monte para que "suelte" los animales y no los esconda, debe propiciar la caza exitosa y una abundante entrega de mitayo al dueño de baile, quien lo repartirá entre sus "trabajadores", nakollae o nakonï, pagándolo a los invitados (los cazadores) con casabe, tucupí/ casaramán, maní y otros productos hortícolas producidos por los "trabajadores" (que abarcan a los habitantes de la maloca anfitriona y sus aliados matrimoniales provenientes de otras malocas, generalmente lejanas). José Ospina, del clan Aimenï "Garza", canta a pedido de Jorge Gasché lloraï uai "palabras del secretario" que es una encantación ritual (somarafue) mediante la cual se formula la segunda invitación a la maloca del socio ceremonial (fuerama) y a otras malocas invitadas precisando qué pinturas y accesorios rituales (máscaras, instrumentos musicales) deben traer a la fiesta (sïkïi o lladiko); por eso también se llaman jiderilla uai "palabras del pintar". El padre de José le había enseñado este somarafue, que el mismo había ido a aprender de Monagaba, el "jefe" (illaïma) de los Jitómagaro "Clan del Sol". Lloraï fue traducido por "secretario", pues se trata del "brazo derecho" del dueño de baile (rafue nama) al que representa cuando visita una por una las malocas invitadas y se acuclilla en la entrada de cada una (acompañado de su acompañante quien le sopla cuando la memoria falla) para cantar esta encantación; el cantante no debe equivocarse nunca; los oyentes controlan el desarrollo del canto, y cualquier error es interpretado como un malagüero que trae alguna desgracia durante la fiesta. Se trata aquí de los lloraï uai que se cantan en las casa altas (sobre pilotes: kaifoneko, no en las malocas: ananeko "casa baja").
Avelino Kuiru canta la encantación ritual (somarafue) llerado somaina "(en)cantar la bola de ambil/ampiri/pasta de tabacao", leyendo el texto del somarafue, que él y su padre, Augusto Kuiru - Monagaba, habían dictado a Jorge Gasché en 1970, durante su primera estadía en el Igaraparaná cuando su grabadora se había malogrado.
Calixto Kuiru, el tercer hijo del dueño de maloca y sabedor Augusto Kuiru (Monagaba, finado en 1971), del clan Jitomagaro "Sol", dice un discurso sobre el origen de la coca delante Liste Gaguma (clan Kanienï, nacida en 1989) y Jorge Gasché, sentado en la sala de su casa.
Calixto Kuiru dice Jiibina rofokï fïnodïno = Moo rofokï fïnodï urukï, es decir un discurso sobre el origen de la coca y el malagüero.
Jag
Augusto Kuiru, de nombre de viejo: Monagaba, del clan Jitomagaro "Sol" y de la carrera ceremonial del lladiko "viga de baile", recita Moo uai "las Palabras del Padre", que el Creador pronunció al crear el mundo y que el dueño de baile repite - sin errores ni omisiones - al inicio de las preparaciones del baile de lladiko. Se trata aquí del primer capítulo - jagïllï "soplo, aliento, respiración" - de un largo discurso formal que tiene 7 capítulos y dura más de tres horas. Este discurso fue pronunciado a iniciativa de Augusto en un momento del proceso de enseñanza que él había decidido a dispensar a Jorge Gasché, admitiéndole a convivir en su caserío y maloca. No había sido solicitado por JG, pues él ignoraba todo de la existencia de tal tipo de discurso.

Citation

Jürg U. Gasché Suess (1969 - 2007). Item "Discurso ritual - Rit. disc." in collection "Gente del Centro - People of the Center". The Language Archive. https://hdl.handle.net/1839/00-0000-0000-000D-6A8E-B. (Accessed 2024-07-16)

Note: This citation was extracted automatically from the available metadata and may contain inaccuracies. In case of multiple authors, the ordering is arbitrary. Please contact the archive staff in case you need help on how to cite this resource.

License(s)/Agreement(s)